Descripción y propiedades

El Clavo (Syzygium aromaticum (L.) Merr y Perry, sinónimos: Eugenia caryophyllata, Caryophyllus aromaticus) es un árbol originalmente del sudeste de Asia, ahora cultivado en todas las zonas tropicales. Su nombre botánico Caryophyllus aromaticus, debido a la semejanza de la forma, se deriva de la palabra "clavus", que en latín significa uñas. El Clavo es también llamado localmente 'kenepeli' o 'kanumpari' por los grupos étnicos Igala y Hausa del centro y el norte de Nigeria. Como una especie común se utiliza en las bebidas locales en la parte central y norte de Nigeria. En Europa y Asia ha sido utilizado con fines culinarios y medicinales desde hace siglos, ya sea solo o en combinación con otras especias.

 

Propiedades:

 

Antifúngico

Antiséptico

Analgésico

 

Reino: Plantae, División: Magnoliophyta, Clase: Magnoliopsida, Orden: Myrtales, Familia: Myrtaceae, Género: Syzygium

 

El Clavo se cultiva en Indonesia, Sri Lanka, Madagascar, Tanzania y Brasil. El árbol tiene flores fragantes con muchos estambres en la parte terminal superior. El fruto es una baya. Las partes usadas son los “clavos” (Caryophylli flos) que  son los capullos de las flores secas y el aceite (Caryophylli floris etheroleum). Son fuente de agentes antimicrobianos contra bacterias orales que se asocian comúnmente con la caries dental y la enfermedad periodontal. Una gran cantidad de aceite también se extrae de las hojas.

Los Clavos son especia culinaria tradicional y una importante materia prima farmacéutica. El cariofileno es el sesquiterpeno más importante. Los aromas presentes en las hojas y flores naturales han sido ampliamente utilizados desde la antigüedad, lo que sugiere que tienen efectos beneficiosos para la salud, además de un agradable olor.

El aceite de Clavo podría ser útil en el tratamiento clínico de cándidiasis, particularmente en casos mucocutáneas de cándidiasis vulvovaginal, teniendo en cuenta su actividad fungicida y la inhibición de la formación de tubos germinales. 

El aceite de Clavo y eugenol (su compuesto principal) tienen efectos antisépticos, analgésicos y anestésicos. Por lo tanto, se utilizan ampliamente en la medicina dental. También ambos han mostrado (en modelos animales) una actividad antifúngica contra levaduras y hongos filamentosos y hongos patógenos para los humanos. Teniendo en cuenta que aproximadamente el 90% de las infecciones oncomicosis son causadas por dermatofitos y comúnmente otros agentes involucrados en estas infecciones como Candida spp., Aspergillus spp., el aceite de clavo podría ser utilizado como un tratamiento tópico de este tipo de infecciones.

Parece concluyente  que existe una correlación directa entre el contenido de los polifenólicos y la acción antioxidante/propiedades de captación de radicales. Por lo tanto, puede ser beneficioso como quimio-prevención en las enfermedades inducidas por oxidación como diabetes, cáncer y trastornos cardiovasculares. Los resultados sugieren que el aceite de clavo puede ser una alternativa viable a los antifúngicos convencionales, con efectos secundarios relativamente mínimos. Sin embargo, el mecanismo de la actividad antifúngica de los aceites esenciales aún no ha sido plenamente comprendido.

En Corea, el Clavo se han utilizado con éxito para el asma y diversas enfermedades alérgicas por administración oral.

Clavo3

Patologías relacionadas

Infeción

Hongos

Candidiasis

Inflamación

Referencias externas