Descripción y propiedades

La Menta Japonesa (Mentha arvensis) es una planta herbácea que se encuentra en toda Sudamérica. Esta planta y sus aceites esenciales se utilizan comúnmente en la medicina popular, explotando una amplia gama de actividades biológicas y farmacológicas. La Menta Japonesa es cultivada comercialmente en climas tropicales y subtropicales.

 

Propiedades:

 

Antimicrobiana

Carminativa

Estimulante

 

Reino: Plantae, División: Magnoliophyta, Clase: Magnoliopsida, Familia: Lamiaceae, Género: Mentha

 

La Menta Japonesa es una planta perene que crece hasta 0,5-1 m. Florece de mayo a octubre y las semillas maduran de julio a octubre. Las flores son hermafroditas (tienen órganos masculinos y femeninos) y son polinizadas por las abejas. La Menta Japonesa crece en tierra seca o húmeda. 

Las plantas del género Mentha se utilizan por su actividad antimicrobiana, antiviral e insecticida. Son aromáticas, estimulantes y carminativas. La infusión de hojas proporciona un remedio para el reumatismo y la indigestión.

Se han aislado varios compuestos de aceites de Menta Japonesa, principalmente mentol, p-mentol, acetato de mentol y otros fitoquímicos. El aceite esencial de esta planta contiene d-carvona, d-sylvesterene y citronellol. Por lo tanto, se sugiere que los extractos podrían utilizarse como fuente de productos naturales con actividad modificadora de la resistencia, como en el caso de la gentamicina, que constituye una nueva arma contra la resistencia bacteriana a los antibióticos, al igual que con la clorpromazina.

Los resultados obtenidos indican que la Menta Japonesa (y en general Lamiaceae) también podría tener actividad modificadora de la resistencia a los antibióticos para ser utilizado contra multirresistente SARM y Staphylococcus aureus. Se ha determinado la eficacia anti-bacteriana de los extractos de callos inter-nodales y derivados de las hojas de la Menta Japonesa contra Salmonella typhi, Streptococcus pyogenes, Proteus vulgaris y Bacillus subtilis. El estudio de bio-eficacia confirmó que los tejidos mediados de los callos mostran la zona máxima de la inhibición.

En estudio con modelos animales, se ha demostrado que el extracto de la Menta Japonesa proporciona protección contra la enfermedad y mortalidad inducida por la radiación y la dosis óptima de protección de 10 mg/kg es segura desde el punto de toxicidad inducida por fármacos.

Menta japonesa2

Patologías relacionadas

Infeción

Inflamación

Estrés oxidativo

Cansancio

Referencias externas