Descripción y propiedades

La Menta (Mentha piperita L.) es una de las plantas más populares para infusiones. Posee una lista larga de efectos beneficios y usos, como trastornos biliares, dispepsia, enteritis, flatulencia, gastritis, cólico intestinal y espasmos del conducto biliar, vesícula biliar y gastrointestinal. Su aceite volátil presenta propiedades antiinflammatorias, antibacterianas y antifúngicas. Es una planta medicinal popular en varios sistemas tradicionales de la medicina. En Ayurveda, es un ingrediente importante en varias formulaciones de compuestos utilizados en el tratamiento de trastornos gastrointestinales y de la piel.

 

Propiedades:

 

Antibacteriana

Antifúngica

Antiinflamatoria

Digestiva

 

Reino: Plantae, División: Magnoliophyta, Clase: Magnoliopsida, Orden: Lamiales, Familia: Lamiaceae, Género: Mentha

 

La Menta es una hierba perenne, originalmente de Europa. Naturalizada en Canadá, el norte de Estados Unidos y cultivada en muchas partes del mundo. La planta es fuertemente perfumada, glabra y crece hasta los 30-90 cm de altura. Los tallos cuadrados son generalmente de color rojizo-púrpura. Las hojas son cortas de 2,5-5 cm de largo, oblongo-ovadas y serradas. Las flores son de color rosado púrpura y aparecen en los meses de verano. La planta tiene corredores por encima y por debajo del suelo y la propagación se lleva a cabo a través de estos corredores.

Los usos medicinales de la Menta datan de la antigüedad, incluyendo aplicaciones antiespasmódicas, antieméticas, diaforéticas, analgésicas, emenagógicas y anticatárrales. También se utiliza contra  náuseas, bronquitis, flatulencias, anorexia, colitis ulcerativa y trastornos del hígado. Sus aceites esenciales se usan generalmente externamente para propósitos antipruríticos, astringentes y rubefacientes. También se ha reportado su uso para tratar neuralgias, mialgias, dolores de cabeza y migrañas. La Menta se considera estimulante y carminativa.

El extracto de Menta tiene propiedades antioxidantes debido a la presencia de eugenol, ácido cafeico, ácido rosmarínico y α-tocoferol. El contenido polifenólico total de las hojas de Menta es aproximadamente 19-23% (flavonoides totales 12%), incluyendo eriocitrina y ácido rosmarínico. Los principales componentes volátiles identificados en el aceite esencial son mentol (33-60%), mentona (15-32%), isomentona (2-8%), 1,8-cineol (eucaliptol) (5-13%),  mentofurano (1-10%) y limoneno (1-7%).

El extracto ejerce su actividad quimiopreventiva influyendo en la activación/desintoxicación del carcinógeno. El mecanismo molecular de la quimioprevención puede atribuirse a la inhibición del crecimiento celular bloqueando las células en la fase S. Por otro lado, es interesante observar que la expresión del gen p21 conocido como causante de la detención G1 se incrementó.

Los aceites esenciales de Menta Piperita y Communis dieron resultados interesantes, siendo uno de los extractos prometedores, tanto por su actividad antimicrobiana, como la capacidad de neutralizar los radicales libres y prevenir la oxidación de ácidos grasos insaturados. El aceite de Menta puede usarse también como un buen agente de conservación al inhibir algunos patógenos transmitidos por alimentos.

Menta2

Patologías relacionadas

Problemas digestivos

Infección

Referencias externas