Descripción y propiedades

El Rábano Negro (Raphanus sativus L. var niger) se ha utilizado desde la antigüedad para tratar diferentes trastornos hepáticos, biliares, gastrointestinales, urinarios, cardiovasculares y respiratorios. En la medicina tradicional mexicana, se usa para tratar algunos problemas digestivos causados ​​por un alto consumo de  grasas. En la medicina griega-árabe o unani, así como en el folklore indio, el Rábano se administra como remedio casero para la prevención y el tratamiento de: cálculos biliares,  ictericia, flatulencia, indigestión y en general dolencias gástricas. Comer tres rebanadas de Rábano crudo con sal y pimienta, tres veces al día, disminuye el hichazón del hígado, estreñimiento, cólicos, dispepsia y prolapso del recto. 

 

Propiedades:

 

Antihiperlipidémico

Laxante

Mejora la digestión

Antiséptico

Antioxidante

 

Reino: Plantae, División: Magnoliophyta, Clase: Magnoliopsida, Orden: Brassicales, Familia: Brassicaceae, Género: Raphanus

 

El origen del Rábano no es exactamente conocido. Comúnmente es un vegetal de raíz pequeño, de corta temporada, consumido en ensaladas. Las raíces poseen un sabor picante. Tiene entre 30 y 90 cm de la altura y sus raíces son gruesas y de diversos tamaños, formas y colores. La variedad más común es la redonda de piel roja. Otras variedades pueden tener piel rosada, blanca o gris-negra. Crece en climas templados en altitudes de entre 190 y 1240 m.

El Rábano negro es una planta de la familia Brassicaceae y sus miembros son conocidos por ser ricos en fitoquímicos con efectos antimicrobianos, antifúngicos y antimutagénicos. La planta contiene una alta concentración de glucosinolatos. Este grupo es el más estudiado por sus componentes. Los estudios experimentales demostraron que el extracto acuoso de la raíz y su zumo poseen propiedades farmacológicas con una actividad antioxidante importante, actúa contra las piedras urinarias y desintoxican la actividad enzimática. Además, por el contenido de indol-3-carbinol exhibe fuertes propiedades hepatoprotectoras contra diversos agentes carcinógenos. Los metabolitos secundarios del Rábano negro son principalmente glucosinolatos, de los cuales la glucorafasatina representa más del 65% de ellos. Este componente y su producto de hidrólisis, llamado rafasatina, han demostrado poseer propiedades antioxidantes en diferentes modelos biológicos.

Los glucosinolatos son los principales metabolitos secundarios del Rábano negro. Han demostrado propiedades antioxidantes, así como su capacidad para disminuir los niveles de colesterol hepático, estos efectos terapéuticos pueden prevenir la formación de los cálculos biliares de colesterol. Se ha comprobado que su zumo disminuye los niveles del colesterol en plasma y disuelve los cálculos biliares en los modelos animales. El zumo de Rábano negro se puede usar para tratar cálculos biliares en modelos animales alimentados con una dieta rica en colesterol y ácido cólico. Glucorafanin es el glucosinolato segundo más concentrado en el Rábano. Su producto de la degradación es el sulforafano, efectivo para disminuir los niveles del colesterol hepático al inhibir la expresión de enzimas y factores de transcripción asociados con su metabolismo. 

Uno de los desequilibrios necesarios para la formación de cálculos biliares de colesterol es la hipersecreción biliar. En los tratamientos curativos y preventivos para los cálculos biliares de colesterol, lo esencial es disminuir la concentración de colesterol intestinal, hepático y biliar. El colesterol plasmático, en este caso, es menos importante. El glucorafanin y sus metabolitos disminuyen los niveles de colesterol hepático. Los glucosinolatos también pueden prevenir la aparición de especies reactivas al oxígeno y disminuir las condiciones adecuadas para la aparición de cálculos biliares debido a la alta concentración de colesterol hepático. Un estudio investigó el tratamiento de los modelos animales con el zumo durante 6 días, los cálculos biliares del colesterol fueron erradicados significativamente en la vesícula biliar. Los niveles de colesterol y triglicéridos disminuyeron también y se experimentó un aumento en los niveles de HDL estatisticamente significativos. Por lo tanto, el estudio preclínico, confirmó su utilidad en la medicina tradicional. El zumo exprimido de la raíz de Rábano negro tiene propiedades contra los cálculos biliares de colesterol y es capaz disminuir los niveles de los lípidos en suero.

Se ha demostrado científicamente que el zumo de la raíz de Rábano tiene un potencial hipoglucémico y antidiabético significativo. En un estudio, el efecto antidiabético del zumo fue incluso mayor que del fármaco glibenclamida. También actúa como antioxidante y posee actividades anti-proliferativas y antimutagénicas. Además es muy conocido por su uso en el tratamiento de bronquitis y diarrea. Existe una evidencia de que el zumo de Rábano posee un efecto beneficioso en caso de las úlceras gástricas, atribuido a sus constituyentes fenólicos, terpenoidales y sulfurados. Impide la acumulación de los radicales libres excesivos y protege el tejido gástrico contra los compuestos nocivos. Los resultados de los estudios científicos apoyan las afirmaciones folclóricas de que el uso de Rábano es beneficioso en la gastropatía.

El Rábano es eficaz contra diferentes cepas bacterianas incluyendo bacterias patógenas: Escherichia coli, Pseudomonas pyocyaneus, Salmonella typhi, Bacillus subtilis, Staphylococcus aureus, Streptococci, Pneumococci Listeria, Micrococcus, Enterococcus, Lactobacillus y Pedicoccus.

Rábano2

Patologías relacionadas

Hiperocolésterolemia

Calculos biliares

Infección

 

Referencias externas