Descripción y propiedades

El Ajo (Allium sativum) ha sido utilizado, desde tiempos aorísticos, en todas las partes del mundo no sólo como un alimento, sino también para el tratamiento de muchas enfermedades. El Ajo está entre los primeros cultivos en el mundo debido a su largo tiempo de almacenamiento y la portabilidad. El género Allium posee unas actividades antifúngicas y antibacterianas contra una variedad de bacterias gram-negativos y gram-positivos. Su uso ha sido inscrito en paredes del antiguo Egipto y en pirámides. Hipócrates, Paracelso y Lonicero reconocieron el Ajo como  diurético. También lo usaron para el tratamiento de escalofríos en el estómago,  flatulencia y cólicos.

 

Propiedades:

 

Antibacteriano

Antiviral

Antioxidante

 

Reino: Plantae, División: Magnoliophyta, Clase: Liliopsida, Orden: Asparagales, Familia: Amaryllidaceae, Tribu: Allieae, Género: Allium

El Ajo es una hierba perenne, con la cebolla desintegrada (dientes) juntos envueltos en una membranosa cáscara. Las hojas son planas y las flores son protegidas por un carcaj.

El principio activo de aceite esencial del Ajo más importante es la alicina que contiene ácido dialil-tiosulfinico el cual posee propiedades antimicrobianas. La alicina se libera enzimáticamente de una forma precursora cuando los bulbos de Ajo se trituran. La actividad antibiótica de 1 mg de alicina, que es un sulfóxido de (+)-S-metil-l-cisteína, se ha equiparado a la de 15 IU de penicilina. Sin embargo, los componentes adicionales del Ajo incluyen una amplia gama de biomoléculas no azufradas, tales como glucósidos esteroideos, flavonoides, lectinas, prostaglandinas, fructanos, pectina, adenosina, vitaminas de grupo B, vitaminas C y E, ácidos grasos, glicolípidos, fosfolípidos y aminoácidos esenciales.

El Ajo tiene múltiples efectos beneficiosos tales como actividad antimicrobiana, antitrombótica, hipolipidémica, antiartrítica, hipoglucémica y antitumoral. El aceite esencial de Ajo actúa sobre el colesterol y los triglicéridos presentes en la sangre. En cantidades significativas tiene  propiedad antiaterosclerótica, también tiene efectos contra el reumatismo, artritis, ciática, menopausia, varices, hemorroides, asma, tuberculosis, enfisema y tosferina. En general se considera que las funciones relacionadas con la salud se atribuyen principalmente al contenido de ajo fresco, rico en c-glutamilcisteína y muchos otros compuestos que contienen azufre, dando un sabor característico formado durante el almacenamiento y el procesamiento. Las propiedades antioxidantes del Ajo y sus diferentes preparaciones están bien documentadas.

El Codex Ebers, un papiro médico egipcio que data de alrededor de 1550 aC, incluye 22 formulaciones terapéuticas que mencionan el Ajo como un remedio eficaz para una variedad de dolencias como problemas cardíacos, dolor de cabeza, mordeduras, gusanos y tumores. Según la Biblia, los esclavos judíos en Egipto eran alimentados con Ajo y otros vegetales allium, aparentemente para darles fuerza y aumentar su productividad. Ya en 1858, Louis Pasteur informó sobre sus propiedades antibacterianas. En la India, se ha utilizado durante siglos como una loción antiséptica para el lavado de heridas y úlceras. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ajo fue utilizado para tratar las heridas de los soldados.

Los extractos del aceite esencial de Ajo pueden inhibir el crecimiento de bacterias y moho. Sin embargo, la eficacia de esta inhibición estaba fuertemente relacionada con el tipo de Ajo utilizado. Los resultados también mostraron un efecto significativo con las concentraciones de extractos de aceites esenciales superiores al 10%. Se ha observado el efecto inhibidor del Ajo sobre la infección pulmonar causada por el complejo Mycobacterium avium.

En general, la actividad más fuerte, con muy pequeñas variaciones entre los diferentes extractos de ajo, se observó en la evaluación de la peroxidación de los lípidos. Por el contrario, las grandes diferencias se notaron mediante las pruebas de la capacidad de eliminación de radicales libres. Sin embargo, estos resultados están de acuerdo con los datos publicados anteriormente.

En 1970 se ha demostrado que el extracto del Ajo era más eficaz contra levaduras patógenas, especialmente Candida albicans. El tratamiento de la infeción de Candida en modelos animales con una alimentación con contenido de Ajo (5%) fue exitoso. 

El Ajo es un potente inhibidor de patógenos alimentarios. Su uso probablemente aumentaría la vida util y disminuiría las posibilidades de intoxicación y deterioro de alimentos procesados.

Ajo2

Patologías relacionadas

Infeciónes bacterianas

Flatulencia

Hongos

Referencias externas