Descripción y propiedades

La Uña de gato (Uncaria tomentosa) es una enredadera de la selva tropical. Su nombre originalmente español se debe a sus ganchos curvados y dio la base del nombre en inglés. La planta tiene aplicaciones terapéuticas para abscesos, artritis, asma, prevención de enfermedades, fiebres, úlceras gástricas, hemorragias, inflamaciones, irregularidades menstruales, recuperación del parto, reumatismo, impurezas de la piel, inflamación del tracto urinario y debilidad. Hace 20 años que más de 50 fabricantes de suplementos dietéticos en los Estados Unidos ofrecían productos de Uña de gato. El hecho de que muchas plantas espinosas tropicales se llaman uña de gato crea una situación confusa para el consumidor que empeora con la existencia de 2 quimiotipos de alcaloides.

 

Propiedades:

 

Antiinflamatoria

Antioxidante

Mejora sistema inmunológico

 

Reino: Plantae, División: Magnoliophyta, Clase: Magnoliopsida, Orden; Gentianales, Familia: Rubiaceae, Género: Uncaria

 

Las plantas de especies Uncaria son lianas con brotes principales y brotes laterales más o menos horizontales, de crecimiento limitado. Las lianas trepan por sus brotes divergentemente extendidos. Las partes posteriores de los brotes laterales de las ramas de soporte están obstaculizadas por espinas (ganchos).

La Uña de gato es una planta medicinal utilizada durante siglos por la civilización indígena de la selva peruana, como un tratamiento alternativo.  La planta utilizada por los sacerdotes “Asháninka” tiene un fondo científicamente sólido: los alcaloides de oxindole pentacíclicos. La corteza de la Uña de gato contiene varios metabolitos secundarios como alcaloides de oxindol y polifenoles (flavonoides, proantocianidinas, taninos) y pequeñas concentraciones de otros metabolitos como glucósidos de ácido quinovico, triterpenos y saponinas polihidroxilados. Las preparaciones de Uña de gato a menudo se utilizan debido a su actividad antiinflamatoria que está relacionada con los metabolitos secundarios que actúan en la sinergia. En conclusión, los estudios confirman las propiedades antiinflamatorias, antineoplásicas, anticonceptivas, inmunoestimulantes y antioxidantes. En el año 1974, el grupo de investigación austríaco ha estado trabajando en las propiedades farmacológicas y biológicas, pero también se ha involucrado profundamente en el fondo espiritual y religioso de los indios “Asháninka”.

La planta permite la estimulación del sistema inmune, cuando el cuerpo está inmunosuprimido debido al estrés, la desnutrición o debido al efecto de algunos medicamentos.

El estudio de Aguilar et al. demuestra que los extractos de corteza de Uña de gato tienen una actividad antiinflamatoria. Los resultados señalan que la acción podría deberse a la presencia de alcaloides de oxindol pentacíclicos que actúan solos o de forma sinérgica con otros metabolitos. La investigación de Ccahuana-Vasquez et al. señala que la Uña de gato en concentraciones de 2 a 3% puede inhibir del 88 al 96% de las cepas de Staphylococcus. El mismo estudio puede concluir que esta planta presenta una actividad antimicrobiana en Enterobacteriaceae y Streptococcus mutans.

Los estudios también han informado sobre el uso de hierbas medicinales en pacientes con cáncer para minimizar los efectos segundarios de la quimioterapia. La Uña de gato es una hierba medicinal que se ha utilizado en el tratamiento de diferentes enfermedades, incluido el cáncer. La Uña de gato utilizada a dosis de 300 mg de extracto seco por día en el estudio presentado por Santos Araújo et al., es eficaz en la recuperación de la neutropenia (niveles anormalmente bajos de determinados glóbulos blancos - neutrófilos) inducida por la quimioterapia en mujeres diagnosticadas con carcinoma ductal invasivo (un tipo de cáncer de mama) en estadio II. Según este estudio, también es capaz de restaurar el ADN celular.

Uña de gato2

Patologías relacionadas

Inflamación

Estrés oxidativo

Defensas bajas

Referencias externas