Descripción y propiedades

El género Echinacea (Asteraceae) está compuesto por nueve especies indígenas de América del Norte. Este género de plantas perennes herbáceas con cabezas de muchas flores, que incluyen nueve especies principalmente indígenas de los estados centrales y de las llanuras. Ha recibido una atención considerable en los últimos años por sus cualidades medicinales. Echinacea fue utilizada por los nativos americanos para el tratamiento de enfermedades como la fiebre tifoidea y las infecciones respiratorias.

 

Propiedades:

 

Mejora el sistema inmune

Mejora el resfriado agudo

Antiinflamatoria

 

Reino: Plantae, División: Magnoliophyta, Clase: Magnoliopsida, Orden: Asterales, Familia: Asteraceae, Género: Equinacea

 

La eficacia medicinal aparentemente se deriva de la presencia de varios compuestos endógenos efectivos en la inmunoestimulación. El uso de productos de Echinacea está en un punto alto en Europa y América del Norte. La recolección de Echinacea de colonias nativas para la venta a compañías farmacéuticas causó que dos de las nueve especies están en la lista federal de especies en peligro de extinción o están siendo consideradas para esta lista.

Echinacea está disponible comercialmente como Echinacea angustifolia, E. pallida y E. purpurea. Sus productos fueron los más vendidos durante años 90 en los Estados Unidos. La producción comercial de Echinacea para fin medicinal en los Estados Unidos y Canadá involucra a E. purpurea y E. angustifolia (que tiene un valor más alto por kilogramo de raíz).

Diferentes productos utilizan diferentes partes de las plantas, principalmente raíces. Así, los productos de equinácea varían considerablemente. Sus preparaciones contienen muchos ingredientes potencialmente activos, como polisacáridos, glicoproteínas y flavonoides. No se ha encontrado un único constituyente activo. Las acciones farmacológicas incluyen la estimulación del sistema inmunológico, anestesia local, y actividades antiinflamatorias, hormonales, antivirales y de captación de radicales libres. La Echinacea se ha usado tradicionalmente también por vía tópica y oral para diversas indicaciones, que incluyen curación de heridas, abscesos, quemaduras, eccema y úlceras en las piernas. Los experimentos in vitro sugieren que un polisacárido de E. purpurea aumenta la producción de macrófagos del factor de necrosis tumoral, interleucina-1 e interleuquina-B2. Las indicaciones mejor investigadas son el tratamiento y la prevención de infecciones del tracto respiratorio superior.

Una revisión Cochrane resumió 16 ensayos clínicos aleatorios de Echinacea para la infección del tracto respiratorio superior. Cinco ensayos de prevención del resfriado común que tenían un grupo de placebo-control probaron cinco preparaciones de Echinacea diferentes. En general, los resultados no fueron concluyentes. Tres ensayos de prevención con grupos de control que no recibieron tratamiento sugirieron un efecto beneficioso. De los 8 ensayos de tratamiento (todos controlados con placebo), solo 2 no mostraron un efecto significativo a favor de los productos a base de hierbas.

La Echinacea mejora la función de las células asesinas naturales in vitro y la citotoxicidad celular dependiente de anticuerpos por células mononucleares de sangre periférica humana. Se ha demostrado que es eficaz para el tratamiento del resfriado común y en ratones inmunosuprimidos, se encontró que aumenta la resistencia a las infecciones fúngicas y bacterianas.

Se ha demostrado que los polisacáridos purificados de E. purpurea son eficaces para estimular la producción de citoquinas por macrófagos murinos y humanos in vitro. Una serie de experimentos ha demostrado que sus extractos demuestran actividades inmunomoduladoras significativas. Entre las muchas propiedades farmacológicas informadas, la activación de macrófagos se ha demostrado de manera más convincente. Los índices fagocíticos y las concentraciones de citoquinas derivadas de macrófagos responden a la Echinacea en una variedad de ensayos. La activación de leucocitos polimorfonucleares y células asesinas naturales también se ha confirmado.

Los datos más sólidos provienen de ensayos en el tratamiento de la infección respiratoria superior aguda con extractos de E. purpurea.

Equinacea2

Patologías relacionadas

Problemas con sistema inmune

Resfriado agudo

Referencias externas