Descripción y propiedades

El Aloe Vera (Aloe barbadensis Miller) es una planta parecida al cactus y que pertenece a la familia de las Liliáceas. Esta familia contiene 360 especies, pero sólo a tres de este género se les han atribuído propiedades medicinales.

El Aloe Vera es un arbusto perenne, suculento, de color verde chícharo. Alcanza casi 60-100 cm con un tallo muy corto y ancho, con hojas sin tallo. Crece principalmente en las regiones secas de África, Asia, Europa y América y se cultiva en zonas tropicales y subtropicales del planeta. Se utiliza como planta decorativa y para medicamentos a base de hierbas.

 

Propiedades:

 

Inmunoestimulantes

Antiinflamatorias

Antineoplásicas

Mejora la curación de heridas

Promociona en la reparación de los daños por radiación

Tiene efectos antibacterianos y antivirales

Tiene actividades antifúngicas y antidiabéticas

Gran reparador de mucosas a nivel interno

 

Reino: Plantae, Filo: Magnoliophyta, Clase: Liliopsida, Orden: Aspargales, Familia: Xanthorrhoeaceae, Género: Aloe

 

Las propiedades farmacéuticas del Aloe Vera eran ya conocidas en la época de Mesopotamia; aparece información en tablillas de arcilla con fecha 1750 aC. Los libros egipcios del año 550 aC describen que la infección de la piel se puede curar mediante la aplicación de Aloe. También un médico griego, Discordes, escribió un libro titulado “De Materia Médica” en el que afirmó que el Aloe podría tratar heridas, curar infecciones de la piel, grietas, disminuir la pérdida de cabello y eliminar las hemorroides. El Aloe Vera es un tónico general para el sistema inmunológico, ayudando a combatir  enfermedades de todo tipo.

Las reinas egipcias Nefertiti y Cleopatra utilizaron Aloe Vera como parte de su régimen de belleza; Alejandro Magno y Christopher Columbus lo utilizaron para curar las heridas de sus soldados.

El Aloe Vera es la fuente natural más rica de Vitamina B12  de las plantas que se conoce,  también contiene proteínas, calcio, magnesio, zinc, vitaminas A, C, E y ácidos grasos esenciales. El gel mucilaginoso de las células parenquimatosas, de la pulpa de la hoja de Aloe Vera, se ha utilizado desde tiempos remotos para una serie de propósitos curativos. Este gel se debe distinguir claramente del exudado amarillo amargo procedente de las células de la vaina, que se utiliza por sus efectos purgantes.

Acemannan es el nombre de la fracción de los carbohidratos principales obtenidos del gel de Aloe Vera. Acemannan tiene varias propiedades terapéuticas importantes, incluyendo la aceleración de la cicatrización de heridas, la estimulación inmune, anti-cáncer y efectos anti-virales.

La mayoría de los investigadores afirman que los efectos beneficiosos pueden deberse a las acciones sinérgicas de los 75 ingredientes conocidos. Los elementos nutricionales de estos ingredientes producen un efecto más potente en conjunto, de lo que podría esperarse a partir de los componentes individuales. Por lo tanto aumenta la resistencia no específica del cuerpo a las influencias adversas tales como infección o estrés.

Las acciones anti-inflamatorias y anti-microbianas naturales del Aloe Vera promueven el crecimiento celular, y por tanto, la curación. Esta planta puede ser un excelente medicamento tópico. Diversos estudios de investigación están en curso para explorar el potencial de sus componentes, aumentar la inmunidad e incluso combatir el virus del VIH. También para tratar ciertos tipos de cáncer,  particularmente leucemia.

La literatura científica muestra que hay evidencia de que el gel de Aloe Vera tiene valor contra las quemaduras y otras afecciones dermatológicas y que tiene efectos fisiológicos definidos. Se ha afirmado que los polisacáridos del Aloe Vera tienen propiedades terapéuticas como la estimulación del sistema inmune, la reparación de los daños por radiación, la hematopoyesis y posee efectos antibacterianos, antivirales, antifúngicos, actividades antidiabéticas y antineoplásicas y efectos antioxidantes.

Se sugiere que la administración oral del Aloe Vera podría ser un complemento útil para reducir la glucosa en la sangre en pacientes diabéticos, así como para reducir los niveles de lípidos en la sangre en pacientes con hiperlipidemia.  Se supone que la aplicación tópica puede ser eficaz para el herpes genital y la psoriasis.

 

Aloe vera2

Patologías relacionadas

Sistema inmune débil

Inflamación

Heridas

Daños inducidos por la radiación

Referencias externas