Descripción y propiedades

Existen por lo menos nueve referencias bíblicas que citan el uso medicinal del Olivo (Olea europea). Aparte de la región mediterránea, la planta se cultiva ampliamente en la Península Arábiga, el subcontinente indio y Asia. Es ampliamente estudiado, en cuanto a su uso alimentario. Las hojas son importantes por su metabolitos secundarios, los secoiridoides (oleacein y oleuropein).

 

Propiedades:

 

Antioxidantes

Antivirales

Antihipertensivas

Antiateroscleróticas

 

Reino: Plantae, División: Magnoliophyta, Clase: Magnoliopsida, Orden: Lamiales, Familia: Oleaceae, Género: Olea

 

El Olivo crece en un clima subtropical como cultivo principal tradicional y familiar en los países mediterráneos. Probablemente se originó en Mesopotamia. Es un árbol muy resistente, sus hojas son capaces de soportar temperaturas de hasta 50°C, pero también -16°C. Las investigaciones recientes han demostrado que la calidad del aceite de oliva es estrictamente dependiente de la interacción cultivo-medio ambiente, de la maduración del fruto (temprana y breve/tarde y extendida) y de la variedad del cultivo. 

El interés de los potenciales beneficios de las hojas de Olivo para la salud ha aumentado entre los científicos. Recientemente se han reportado en varios estudios efectos antioxidantes, hipoglucémicos, antihipertensivos, antimicrobianos y antiateroscleróticos.

El Olivo se ha utilizado en la dieta humana como un extracto, un té de hierbas o un polvo. Uno de compuestos potencialmente bioactivos - oleuropeína - puede ser hasta 6-9% de las hojas secas. Otros componentes bioactivos que se encuentran en las hojas del Olivo incluyen secoiridoides relacionados, flavonoides y triterpenos.

Los polifenoles del Olivo son una consecuencia de la reactividad del ataque del patógeno y la respuesta a las lesiones causadas por los insectos. Las dos principales fuentes de polifenoles del Olivo son las hojas y los residuos de la industria del aceite de oliva, conocido como el alperujo. El alperujo es una fuente de antioxidantes naturales, que contienen concentraciones de hasta 100 veces más altos que los encontrados en el aceite de oliva. Las hojas del Olivo tienen una actividad antioxidante más alta que cualquier otra de sus partes.

La Oleuropeína, el polifenol más abundante en las hojas, previene las enfermedades cardiacas por la protección de la membrana de la oxidación de lípidos, por su efecto sobre la dilatación coronaria de los vasos sanguíneos y ejerciendo una acción antiarrítmica. También mejora el metabolismo de los lípidos y protege las enzimas. Igualmente posee actividad antiviral. Hidroxitirosol, un derivado de la oleuropeína, mejora las enfermedades cardíacas y tiene efectos similares a los de oleuropein. Además, se supone, que hidroxitirosol protege contra la aterosclerosis y neuropatía diabética. La investigación sobre los polifenoles también ha conducido al aislamiento de ciertos compuestos, como oleocantal en aceite de oliva, con actividad similar al ibuprofeno.

Productos relacionados:

Tensisol

Olivo2

Patologías relacionadas

Estrés oxidativo

Hipertensión

Aterosclerosis

 

Referencias externas