Descripción y propiedades

El poeta griego Homero describió las peras como un “regalo de los dioses. Esta fruta prehistórica se ha cultivado tanto en Europa como en Asia durante mucho tiempo, También conocida como pera europea. Las peras se dividen en peras europeas, que combinan una textura jugosa y mantecosa con rico sabor y aroma, y ​​las peras asiáticas, que se caracterizan por una textura crujiente y un sabor dulce pero subácido. La pera de arena (especies japonesas y chinas) ha sido domesticada como fruta comestible y cultivada en Asia durante más de 3000 años. Los avances en el cultivo de la pera y la mejora varietal se produjeron solo en el siglo XVIII. Los primeros españoles llevaron la fruta a México y California. La pera es la quinta fruta más producida en el mundo.

La Pera contiene:

Vitamina C

Arbutina

Isoquercetina

 

Es un árbol de tamaño mediano de 10-17 m de altura con una parte basal alargada. Las hojas son simples, de 2-12 cm de largo, verde brillante, alternativamente arreglado y de forma ovalada amplia. La pera es una fruta dulcemente jugosa con textura de mantequilla y brillo.

Entre las especies conocidas de pera, se clasifican  tres grupos principales según el origen y la producción comercial de frutas, como la pera europea (Pyrus communis L.), la pera japonesa (P. pyrifolia Burm.) y la pera china (P. bretschneideri y P. ussuriensis). Pertenecen a la familia de las Rosáceas. En Asia, China y Japón son los principales países productores de peras, donde su cultivo permaneció en un estado semisalvaje durante mucho tiempo.

Se han identificado más de 300 compuestos volátiles en las peras, incluidos hidrocarburos, aldehídos, alcoholes, ésteres, cetonas y compuestos de azufre. Los ésteres de metilo a hexilo de decadienoato son los compuestos de impacto característicos de la pera europea. Las peras son una buena fuente de pectina, ayudan a mantener el equilibrio ácido deseable en el cuerpo. Recomendado para pacientes que padecen diabetes debido al bajo contenido de sacarosa; e incluido en dietas con bajo contenido de antígenos para aliviar los síntomas en el manejo de enfermedades inmunomediadas. Contiene compuestos fenólicos, relacionados con la resistencia a enfermedades. El jugo de pera fresca muestra buena actividad contra Escherichia coli y un extracto acuoso de las hojas fue activo contra la misma. Las peras contienen fitonutrientes especiales, incluidos flavonoides antiinflamatorios y flavonoides antienvejecimiento. Las peras también son una buena fuente de vitaminas, carbohidratos, agua, minerales y muchos más que son esenciales para nosotros.

Las peras benefician la presión arterial, son bajas en calorías y muestran actividades antipiréticas, diuréticas y antitusivas. La pera contiene fructosa y vitamina C que es esencial para el blanqueamiento de la piel. Es una buena fuente de fibra dietética y de calcio. La pera también nos ayuda en los infartos y  obesidad. Comer muchas peras es beneficioso para mejorar la digestión y puede combatir el estreñimiento. La pera contiene una fibra tan específica que ayuda a reducir el nivel de colesterol, tal compuesto es la pectina. La fruta de la pera también previene la formación de melanina.

La pera es rica en compuestos secundarios como taninos, vitaminas y un antioxidante que ayuda a recuperar heridas al producir colágenos. La arbutina también es útil para la recuperación de  heridas. La pectina es naturalmente diurética  ayudando a mejorar la digestión. Las peras ayudan a tratar la inflamación del colon, la vesícula biliar y la artritis. Comer tres o más peras al día ayuda a reducir el riesgo de degeneración macular, que causa la pérdida de visión en las personas mayores. Tomar peras frescas y beber jugo fresco puede ayudar a blanquear la piel porque contiene un compuesto secundario arbutina.

La pera puede disminuir significativamente el nivel de alcohol en la sangre y los síntomas de la resaca si se come antes de la ingesta del alcohol. En nuestro organismo, las peras afectan a determinadas enzimas de tal forma que metabolizan rápidamente el alcohol.

Las peras también tienen propiedades neuroprotectoras favorables que frenan el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Huntington, el Parkinson y la enfermedad de Alzheimer.

Las hojas contienen arbutina, isoquercitrina, sorbitol, ácido ursólico, astragalina y tanino.

La corteza contiene friedelina, epifriedelanol y betasitosterol. La floridzina está presente en la corteza de la raíz. El extracto vegetal controla el desarrollo de pecas e imperfecciones en la piel y previene la formación de melanina.

Su corteza y sus hojas se pueden utilizar para las heridas. Entre los árabes, las yemas, la corteza y las hojas del árbol son remedios domésticos por su efecto astringente.

Las partes aéreas y en flor de la pera son una fuente de medicina popular, ya que muestran efectos antiinflamatorios.

Las flores de pera se utilizan en la medicina tradicional como componentes de fármacos espasmolíticos y analgésicos.

Se han encontrado varios estudios que  defienden que el aumento del consumo de peras podría reducir el riesgo de diabetes, obesidad y enfermedades cardíacas. Promueve la reparación de tejidos y la cicatrización de heridas y aumenta la capacidad cognitiva. También regula los niveles de fluidos del cuerpo, estimula el sistema inmunológico, aumenta los niveles de energía y el metabolismo.

Pera 2

Patologías relacionadas

Estrés oxidativo

Estreñimiento

Retención de líquidos

 

Referencias externas