Descripción y propiedades

La tribu Tikuna en el noroeste de la Amazonia lo usa contra la influenza y preparan una infusión de hojas y corteza para tratar la diarrea. La tribu Wayípi en Guyana usa un té de corteza también para la diarrea o para los cólicos en los bebés. Las tribus de Surinam utilizan el aceite tóxico de semilla de anacardos como antiparasitario externo para las larvas debajo de la piel.

 

Anacardo contiene:

 

Hierro y potasio, magnesio, zinc, fosforo y selenio

Vitamina B2 y B1, ácido fólico, 

Vitamina E

 

El Anacardo (Anacardium occidentale) pertenece a la familia Anacardiaceae, es un árbol polivalente del Amazonas que crece hasta los 15 m de altura. Tiene un tronco grueso con ramas que con frecuencia llegan al suelo. Los anacardos crecen a menudo de forma silvestre en los suelos arenosos más secos de las llanuras centrales de Brasil y se cultivan en muchas partes de la selva amazónica. El interior del grano de la nuez está cubierto con una cáscara interior, y entre las dos cáscaras hay un aceite espeso, caústico y tóxico llamado cardol.

El anacardo se define botánicamente como la fruta.

Los anacardos deben limpiarse para eliminar el cardol y luego tostarse o hervirse para eliminar las toxinas antes de que se puedan comer. Originario de la costa noreste de Brasil, el cajueiro fue domesticado mucho antes de la llegada de los europeos a finales del siglo XV. Fue "descubierto" por comerciantes y exploradores europeos y se registró por primera vez en 1578; de Brasil fue llevado a la India y África Oriental, donde pronto se naturalizó.

En el Brasil del siglo XVI, los europeos consumían anacardos y su jugo para tratar la fiebre, endulzar el aliento.

En Brasil, un té de corteza se usa como ducha vaginal para las secreciones vaginales y como astringente para detener el sangrado después de la extracción de un diente. El botánico James Duke informó que los frutos verdes se utilizan para tratar la hemoptisis (la expulsión de sangre por la boca); el aceite de semilla y el jugo de frutas se utilizan para las verrugas; y una infusión de hojas para la diarrea. Los expectorantes se elaboran a partir de los brotes tiernos, el vino elaborado con la fruta se utiliza como antidisentérico en otras partes de la selva amazónica. En la medicina brasileña tradicional, los anacardos se toman para la sífilis y como diurético, estimulante y afrodisíaco.

Un té de sus hojas se prepara como enjuague bucal y para hacer gárgaras para las úlceras bucales, la amigdalitis y los problemas de garganta, y se usa para lavar las heridas.

La infusión se utiliza y/o maceración de la corteza para la diabetes, la astenia, la debilidad muscular, los trastornos urinarios y el asma. Las hojas y/o la corteza también se utilizan en Brasil para el eccema, psoriasis, escrófula, dispepsia, problemas genitales y enfermedades venéreas, así como impotencia, bronquitis, tos, cólicos intestinales, leishmaniasis y trastornos cutáneos relacionados con la sífilis.

En 1999, se publicó un estudio que indicaba que tenía una buena actividad antibacteriana in vitro contra Escherichia coli y Pseudomonas aeruginosa. Así mismo los investigadores informaron que los anacardos exhiben actividad antibacteriana contra la bacteria Gram-negativa Helicobacter pylori, que ahora se considera causa de gastritis aguda y úlceras de estómago. Los anacardos se han utilizado para tratar diversas dolencias, incluida la malaria y la fiebre amarilla, así como la diarrea.

Las actividades biológicas de esta planta están ampliamente informadas y se ha demostrado que posee propiedades antivirales, antifúngicas, actividades bacterianas y antiinflamatorias. Su extracto también pudo inhibir la oxidación de LDL inducida por el cobre. Más recientemente, se informó que las hojas de anacardos proporcionan un efecto vaso relajante cuando se hizo un estudio utilizando la aorta de rata aislada.

Varias partes de la planta se han utilizado con fines medicinales en muchos países del mundo. Una infusión de la corteza del tallo y las hojas de la planta se usa como remedio para el dolor de muelas y las encías, mientras que la corteza astringente se administra para la diarrea severa y la candidiasis. Se utiliza en muchos países como tratamiento para la diabetes mellitus. En la parte sureste de Nigeria, los extractos de hojas se utilizan para bañar a los pacientes con malaria.

El líquido de cáscara de anacardo, un subproducto del procesamiento del anacardo, se compone principalmente de ácidos anacárdicos. Estos ácidos se han utilizado eficazmente contra los abscesos dentales debido a su letalidad para las bacterias grampositivas. La corteza se raspa y se remoja durante la noche o se hierve como antidiarréico. Las semillas se muelen en polvos que se utilizan como antiveneno para las mordeduras de serpientes. El aceite de nuez se usa tópicamente como antifúngico y para curar los talones agrietados.

Anacardos 2

Patologías relacionadas

Colesterol alto

Estrés oxidativo

Desnutrición

Referencias externas