Descripción y propiedades

En general la “Chía” o “Chan” agrupa varias especies botánicas de los géneros Salvia, Hyptis, Amaranthus y Chenopodium; su cultivo y utilización fueron considerados como un elemento esencial de la cultura mesoamericana. En la época prehispánica fue una planta importante y sus semillas, su harina o su aceite fueron apreciados por sus propiedades medicinales, alimenticios, artísticos y religiosos.

 

La Chía contiene:

 

Ácidos grasos

Fibra

Proteinas

 

En este caso, nos referimos a la Salvia hispánica, que es una planta anual de verano. Perteneciente a la familia de las Lamiaceae. Las semillas de Chía es una oleaginosa antigua, utilizada por mayas y aztecas como producto alimenticio.

Con el paso del tiempo se ha ido olvidando, pero a finales del siglo pasado, resurgió el interés por ella ya que contiene una buena fuente de fibra dietaria, proteína y antioxidantes. La Chía se puede considerar como "alimento funcional" porque además de contribuir en la nutrición humana, ayuda a aumentar el índice de saciedad, previene enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos e inflamaciones del sistema nervioso. En la antiguedad era una fuente de energía y un alimento para los guerreros.

Las semillas de Chía representan una fuente vegetal con una concentración muy alta de omega 3. Poseen un 33 % de aceite, del cual el ácido linolénico representa el 62% y el linoléico el 20%. Se han demostrado resultados positivos de estos compuestos en la salud en las áreas de desarrollo infantil, enfermedad cardiovascular, agregación de plaquetas, hipertensión, hiperlipidemia, cáncer, demencia, enfermedad de Alzheimer, depresión e inflamación. La Chía también contine flavonoides. Más allá de su excelente perfil lipídico, la Chía tiene una buena dosis de proteínas (23%) y aminoácidos esenciales.

Chia2

Patologías relacionadas

Enfermedades cardiovasculares

Inflamaciones

Sistema nervioso débil

Diabetes

Referencias externas