Descripción y propiedades

Los principales ingredientes nutracéuticos activos en las plantas son los Flavonoides. Pertenecen a un grupo de sustancias naturales con estructuras fenólicas variables y se encuentran en frutas, verduras, granos, corteza, raíces, tallos, flores, té y vino. Existen como agliconas (es decir, flavonoides sin azúcar adherido), glicósidos y derivados metilados. La propiedad mejor descrita de casi todos los grupos de Flavonoides es su capacidad de actuar como antioxidantes (especialmente las flavonas y catequinas).

La investigación sobre los Flavonoides recibió un impulso adicional con el descubrimiento de la paradoja francesa, es decir, la baja mortalidad cardiovascular observada en las poblaciones mediterráneas en asociación con el consumo de vino tinto y un alto consumo de grasas saturadas.

 

Propiedades:

 

Antioxidante

Antiinflamatorio

Antialérgico

Antiviral

 

Existen más de 5.000 Flavonoides y generalmente se pueden agrupar en una de las siguientes subclases: flavonoles, flavononas, isoflavonas, flavinas y antocianidinas. Dentro de estas subclases están los compuestos específicos examinados en los estudios revisados en este artículo (por ejemplo, catequinas y quercetina). También pueden actuar como quelantes metálicos. Muchos de los Flavonoides son responsables de los atractivos colores de las flores, frutas y hojas. Los flavonoides tienen una amplia variedad de efectos biológicos, capacidad antimutagénica y antiproliferativa, fuerte capacidad antioxidante, y participación en la señalización celular, la regulación del ciclo celular y la angiogénesis. Los Flavonoides poseen actividades antiinflamatorias, antialérgicas, hepatoprotectoras (la silimarina es la más eficaz), antitrombóticas, antivirales y anticancerígenas.

Los Flavonoides influyen varias funciones biológicas importantes, lo que puede explicar las asociaciones inversas observadas de flavonoides con el riesgo de cáncer. La capacidad de eliminación de radicales libres de flavonoides ha sido bastante bien caracterizada en modelos experimentales. Más recientemente, los sistemas de modelos in vitro y modelos animales sugieren que los flavonoides influyen en la vía de transducción de señales, estimulan la apoptosis, inhiben la inflamación y la proliferación en líneas celulares de cáncer humano.

La actividad antibacteriana ha sido mostrada por una serie de Flavonoides. Se ha informado que la quercetina inhibe completamente el crecimiento de Staphylococcus aureus. Sin embargo, la mayoría de las flavononas que no tienen resto de azúcar mostraron actividades antimicrobianas. Los Flavonoides naturales con actividad antiviral se han reconocido desde los años cuarenta. Se ha informado que la quercetina, la morina, la rutina, la dihidroquercetina (taxifolina), la apigenina, la catequina y la hesperidina poseen actividad antiviral contra algunos de los 11 tipos de virus.

Se han publicado varios informes que demuestran que los Flavonoides pueden modular el metabolismo del ácido araquidónico a través de la inhibición de la actividad de la ciclooxigenasa y la lipoxigenasa. También se ha especulado que las propiedades antiinflamatorias y antialérgicas de los flavonoides son la consecuencia de sus acciones inhibitorias sobre el metabolismo del ácido araquidónico.

El consumo de los Flavonoides puede prevenir una serie de enfermedades cardiovasculares, incluyendo hipertensión y aterosclerosis. Se ha informado algunos, especialmente la quercetina, poseen actividad antidiabética.

Los Flavonoides poseen algunos propósitos importantes en la naturaleza, habiendo sobrevivido en las plantas vasculares a lo largo de la evolución. La asociación muy larga de Flavonoides de las plantas con varias especies animales y otros organismos a lo largo de la evolución, puede explicar la extraordinaria gama de actividades bioquímicas y farmacológicas de estos productos químicos en mamíferos y otros sistemas biológicos.

 

Fumaria2

Patologías relacionadas

Estrés oxidativo

Virosis

Alérgias

Inflamación

Infección

Referencias externas