Descripción y propiedades

Los Taninos se encuentran en todo el mundo en plantas superiores. Dependiendo de su origen, su química varía ampliamente. Se localizan en granos y legumbres, frutas, hierbas y en bebidas derivadas de plantas. Encontramos grandes concentraciones en casi todas las partes de las plantas (la corteza, madera, hojas, frutos, raíces y semillas).

 

Propiedades:

Antioxidante

 

Los Taninos son polifenoles solubles en agua que se encuentran comúnmente en plantas herbáceas y leñosas superiores. Se pueden clasificar en dos categorías: hidrolizables y no hidrolizables (condensados). En general, tienen alto peso molecular (Mr> 500) y muchos grupos fenólicos. También son capaces de precipitar la proteína. Existe una importante heterogeneidad química entre los taninos.

Con frecuencia, un aumento en la producción de Taninos puede asociarse con algunas enfermedades de la planta, por lo tanto, se supone que  muchos de estos compuestos estan relacionados con la protección contra infecciones, insectos o animales herbívoros. Poseen un extraño olor característico y sus sabor es astringente; .

La capacidad de los fenólicos pequeños, incluidos los flavonoides y los ácidos fenólicos para actuar como antioxidantes, se ha investigado ampliamente, pero los fenólicos de alto peso molecular conocidos como Taninos se han descuidado en gran medida. Los resultados sugieren, que se encuentran en muchos alimentos y bebidas de origen vegetal, son antioxidantes biológicos potencialmente importantes. Se sugiere que pueden ser antioxidantes mucho más potentes que los fenólicos monoméricos simples. Diferentes mecanismos propuestos hasta ahora para explicar la actividad antimicrobiana de los Taninos incluyen la inhibición de las enzimas microbianas extracelulares, la privación de los sustratos necesarios para el crecimiento microbiano o la acción directa sobre el metabolismo microbiano a través de la inhibición de la fosforilación oxidativa. También se propone un mecanismo adicional que involucra la privación de hierro.

Son estimados como el cuarto bioquímico más abundante producido por el tejido de la planta vascular después de la celulosa, la hemicelulosa y la lignina, los taninos representan una porción significativa de la biomasa terrestre. Pueden afectar los procesos de los ecosistemas mediante una serie de mecanismos que incluyen la complejación con proteínas o metales, la inactivación de enzimas, la inhibición de microorganismos y plantas, la actividad antioxidante y la eliminación de radicales. 

El nombre 'tanino' se deriva del francés 'tanin' (sustancia bronceadora) y se usa para una variedad de polifenoles naturales. Desde la antigüedad se sabe que ciertas sustancias orgánicas tienen propiedades curtientes y son capaces de broncear pieles de animales para formar cuero. Taninos eran usados en forma de polvos amorfos de color amarillo claro o blanco. Las tribus prehistóricas ya sabían sobre el bronceado de pieles de animales con cerebro y la grasa de los animales sacrificados. Lo que sucede con la piel durante el proceso de bronceado se aclaró durante el siglo XX con la ayuda de técnicas analíticas modernas. Sin embargo, el curtido tradicional de pieles de animales mediante taninos de plantas ha sido reemplazado por el curtido mineral (alumbre o cromo).

Taninos2

Patologías relacionadas

Estrés oxidativo

Referencias externas