Descripción y propiedades

La Taurina (ácido 2-aminoetanosulfónico) es un aminoácido simple que contiene azufre y está presente prácticamente en todas las células del reino animal. En particular, está enriquecido en tejidos eléctricamente excitables como el cerebro, la retina, el corazón y los músculos esqueléticos. En el sistema nervioso central, la taurina se ha implicado en dos fenómenos principales; en la regulación del volumen celular y en la neurotransmisión. Su función como neurotransmisor implica la existencia de receptores de taurina específicos y el papel neuromodulador, una interferencia con las funciones de otros sistemas transmisores. Juega un papel importante en varios procesos biológicos esenciales como la conjugación de ácidos biliares y el mantenimiento de la homeostasis del calcio. La atenuación de la apoptosis y su actividad antioxidante parecen estar estrechamente conectados con los efectos citoprotectores.

 

Propiedades:

 

Potencial beneficioso para inflamaciones infecciosas

Ayuda a regular la homeostasis del calcio citoplasmático

Ayuda al sistema inmune

Antioxidante

 

Tiedemann y Gmelin fueron los primeros en informar de la presencia de Taurina en material vivo. Veinte años después, Redtenbacher demostró que este compuesto contenía azufre. A finales del siglo XIX, se ha descubierto que la taurina está presente en muchos animales. Este punto de vista ha sido totalmente respaldado por numerosos informes sobre la distribución y aparición de aminoácidos. Aunque parece que no hay información disponible sobre la presencia de taurina en algunos filamentos de invertebrados (Platyhelminthes y Aschelminthes), los datos publicados justifican la conclusión anterior.

El papel fundamental de la Taurina en el sistema inmune está relacionado con sus propiedades antioxidantes. La taurina ayuda a proteger los tejidos del estrés oxidativo asociado con la patología de diversas enfermedades inflamatorias.

La taurina administrada por inyección directamente al cerebro ha inducido hipotermia relacionada con la dosis en modelos animales (conejos). Se supone que el receptor de taurina en el cerebro de los modelos animales es responsable de la termorregulación. También se ha sugerido la participación del metabolismo del calcio cerebral de mamíferos. Según otros estudios de los experimentos con modelos animales, la Taurina puede funcionar como un agente anticonvulsivo endógeno. Por ejemplo, en un modelo de rata con convulsiones inducidas por penicilina, el comportamiento y la frecuencia y amplitud del EEG mejoraron notablemente con la administración de Taurina. Los ensayos clínicos en general han demostrado que aproximadamente un tercio de los pacientes epilépticos se benefician con la administración de Taurina, al menos temporalmente. También existen estudios con resultados contrarios. Sin embargo, la Taurina parece ser generalmente efectiva cuando la ruta de administración evita la barrera del cerebro.

La Taurina ha demostrado ser neuroprotectora en varias situaciones. Es eficaz en un modelo hipóxico en modelos animales (ratas), posiblemente debido a sus acciones antiacidas y estabilizadoras de membrana. Puede aliviar el daño neuronal provocado por una variedad de impactos patológicos, incluida la isquemia. Por ejemplo, la taurina mejora la recuperación de las funciones neuronales en cortes cerebrales después de condiciones hipóxicas. La taurina podría atenuar la acumulación neuronal excesiva de iones de calcio. Protege a las neuronas de la excitotoxicidad inducida por glutamato, al prevenir o reducir la elevación inducida por glutamato de Ca2+ intracelular.

Regula la homeostasis del calcio citoplasmático y mitocondrial e inhibe la entrada de Ca2+ inducida por glutamato. Por otro lado, se ha demostrado que aumenta la acumulación de Ca2+ en las mitocondrias de la corteza cerebral de los modelos animales (ratas). En general, la taurina puede tener un papel esencial en la modulación de la homeostasis intracelular del calcio.

Tanto los estudios in vitro e in vivo como los ensayos clínicos respaldan el efecto potencial beneficioso para las enfermedades inflamatorias infecciosas, especialmente infecciones asociadas a biopelículas. Pequeñas alteraciones en los niveles de taurina no tienen ningún efecto dramático. Las acciones de la taurina son característicamente prolongadas y lentas al principio. En ausencia de potentes antagonistas de la taurina, todavía no sabemos exactamente qué hace la taurina y cómo actúa.

 

Taurina2

Patologías relacionadas

Problemas con homeostasis

Defensas bajas

Sistema inmune

Estrés oxidativo

Referencias externas