Descripción y propiedades

La Vitamina C (ácido ascórbico) continua causando mucha controversia después de que el problema clínico del escorbuto haya pasado a la historia. Es un cofactor de enzimas y un antioxidante primario hidrosoluble y no-enzimático e incluso en cantidades pequeñas puede proteger moléculas indispensables en el cuerpo, como proteínas, lípidos, carbohidratos y ácidos nucleicos de daños por radicales libres y especies reactivas de oxígeno. Estos tipos de especies reactivas son generalmente producidos por el metabolismo normal, activando células y a través de la exposición de toxinas y contaminantes.

 

Propiedades:

 

Antioxidante

Forma una proteína importante que regenera la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos

Sana heridas y forma tejido cicatricial

Repara y mantiene el cartílago, los huesos y los dientes

Ayudar a la absorción de hierro

 

La Vitamina C tiene una actividad antioxidante y funciones metabólicas en las plantas y los animales. Los seres humanos y otras especies animales, han perdido la capacidad de sintetizarla. La D-manosa y L-galactosa son precursores eficientes para la síntesis de la Vitamina C en plantas.

Aunque su ruta biosintética en los animales es bien conocida, la vía de las plantas se mantiene desconocida. La Vitamina C es abundante en las plantas (que se encuentra en concentraciones de 1-5 mM en las hojas y 25 mM en los cloroplastos) y puede tener un papel en la fotosíntesis y transporte transmembranal de electrones.

La ingesta diaria, basada en la cantidad necesaria para mantener la concentración de neutrófilos con una mínima excreción urinaria, se considera que actua como antioxidante. La ingesta recomendada para fumadores es de 35 mg/día más que los no fumadores, porque los fumadores están bajo un incremento de estrés oxidativo de las toxinas por el humo del cigarro y generalmente tienen los niveles de  Vitamina C más bajos.

Cuando la Vitamina C se ingiere via oral, la relación entre la dosis oral y la concentración plasmática es sigmoidal. Las concentraciones plasmáticas están estrechamente controladas y el exceso se excreta.

Aparte de prevenir el escorbuto, la Vitamina C no tiene beneficios probados científicamente. Sus acciones antioxidantes se han demostrado en experimentos in vitro

Naranja

Patologías relacionadas

Estrés oxidativo

Deficiencia de hierro

Enfermedades de los huesos y cartílagos

Referencias externas