Descripción y propiedades

La Vitamina E es el término usado para un grupo de tocoferoles y tocotrienoles, de los cuales α-tocoferol tiene la actividad biológica más alta. Aunque la vitamina ha sido conocida como un nutriente esencial para la reproducción desde 1922, estamos lejos de comprender los mecanismos de sus funciones fisiológicas. Es un componente esencial en la dieta humana y se sintetiza exclusivamente por los organismos fotosintéticos. α-tocoferol es la forma más abundante en la naturaleza y tiene la actividad biológica más alta.

α-tocoferol y γ-tocoferol son las dos formas principales de la Vitamina E en los seres humanos.

 

Propiedades:

 

Antioxidante

Efecto beneficioso sobre VLDL y LDL

Neuroprotector

Ayuda en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares

 

Aunque la Vitamina E es el principal antioxidante soluble en lípidos en el cuerpo, no todas sus propiedades pueden ser asignadas a esta acción. Como antioxidante actúa en las membranas celulares donde evita la propagación de reacciones de radicales libres, aunque se ha demostrado que α-tocoferol también tiene actividad pro-oxidante.

La actividad antioxidante de la Vitamina E ha impulsado el estudio de su capacidad para prevenir enfermedades crónicas, especialmente aquellas que se cree, que tienen un componente de estrés oxidativo. Tales como enfermedades cardiovasculares, arteriosclerosis y cáncer. Los estudios epidemiológicos han informado de que su alta ingesta se correlaciona con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, considerando que la ingesta de otros antioxidantes en la dieta (como la vitamina C y β-caroteno) no. Lo que sugiere que juega un papel específico más allá de su función antioxidante.

Las funciones oxidativas de α-tocoferol se han demostrado en LDL aisladas de voluntarios sanos y pacientes con un defecto en el gen de la α-TTP (Fallo genético que causa efecto como la deficiencia de Vitamina E por la dieta). La Vitamina E funciona como un antioxidante que impide la propagación de reacciones de los radicales libres. Se ha realizado un ensayo japonés con 60 pacientes con angina espástica coronaria. El tratamiento durante 30 días con una dosis diaria de 300mg α‑tocoferol tuvo como resultado una mejora estadísticamente significativa. Un metabolito del γ-tocoferol puede mejorar la natriuresis (excreción de sodio por la orina). Por lo tanto, puede contribuir a la captación de los algunos tipos de mutágenos, a la prevención de enfermedades cardiovasculares y a disminuir la tensión arterial.

Además de captar los radicales de oxígeno el γ-tocoferol, en combinación con α-tocoferol, atrapa ciertos tipos de mutágenos en zonas lipófilicas del cuerpo.

En el hígado, por la acción de la "proteína de transferencia de α-tocoferol", la mayor proporción de α-tocoferol se incorpora a las lipoproteínas de VLDL nuevos. El exceso de α-tocoferol se excreta en la bilis más que las otras formas de Vitamina E. Una vez secretada en la circulación, VLDL se convierten en intermedio DL y LDL por la acción de la lipoproteína lipasa. El exceso de componentes de superficie, incluyendo α-tocoferol, se transfieren a HDL.

El γ-tocoferol atrapa especies reactivas de nitrógeno más eficiente que α-tocoferol. Además, γ-tocoferol (pero no α-tocoferol) exhibe efectos anti-proliferativos y pro-apoptóticos sobre el cáncer, pero no las células epiteliales normales. Este efecto contra el cáncer puede ser debido a la modulación del metabolismo y la acción de los esfingolípidos.

Los tocotrienoles poseen una fuerte actividad neuroprotectora, también poseen una actividad beneficiosa contra el cáncer y tienen propiedades reductoras de colesterol que a menudo no son exhibidas por los tocoferoles.

Tocoferoles otros

Patologías relacionadas

Estrés oxidativo

Colesterol alto

Enfermedades cardiovasculares

Referencias externas