Descripción y propiedades

La L-carnitina es una amina cuaternaria presente en todas las especies animales, así como en varios microorganismos y en algunas plantas superiores. El hígado representa una de las principales fuentes de su síntesis endógena. Es sintetizada a través de la lisina, metionina, ascorbato, niacina, piridoxina y Fe2+. La carnitina es capturada y almacenada por el músculo. De todas formas, la mayoría de L-carnitina en el cuerpo humano se deriva de la dieta. La carnitina se metaboliza para numerosos fines metabólicos. Los más críticos influyen la regulación de la cetogénesis, la adaptación del control de la energía mitocondrial, el transporte de ácidos grasos libres (FFA) y el clearance.

 

Propiedades:

 

Ayuda al metabolismo de grasa

Esencial para producción de energía celular

Mejora la función de miocardio

Mejora la prognosis de arritmias ventriculares

 

La L-carnitina es un nutriente esencial con un papel importante en la producción de energía celular. Hay pruebas de que, en altas dosis, podría imitar algunas de las actividades biológicas de los glucocorticoides, especialmente inmunomodulación. Tomados en conjunto, nuestros resultados sugieren que las dosis farmacológicas pueden regular la sensibilidad de la expresión de los genes de glucocorticoides, lo que podría compartir algunas de las propiedades biológicas y terapéuticas de los glucocorticoides.

La L-carnitina juega un papel importante en la producción de energía en el miocardio y también ha demostrado ser importante para el transporte de ácidos grasos libres en la mitocondria, lo que aumenta el sustrato preferido para el metabolismo oxidativo en el corazón. También previene la acumulación de ésteres de ácido graso que se produce durante los episodios isquémicos, que puede conducir a arritmias ventriculares fatales. A medida que los niveles de carnitina miocárdica se disminuyen rápidamente durante un evento isquémico. Se ha demostrado que la suplementación exógena con L-carnitina repone los niveles de la carnitina miocárdica agotadas y mejora el metabolismo cardiaco y la función del ventrículo izquierdo.

La L-carnitina se asocia con una reducción del 27% en todas las causas de mortalidad, una reducción del 65% en las arritmias ventriculares y una reducción del 40% en los síntomas de angina en pacientes que ya han experimentado un infarto agudo de miocardio. Una serie de estudios experimentales han demostrado en modelos animales que la administración de L-carnitina (en caso de su déficit) tiene potenciales beneficios para la función del miocardio, la composición del músculo y otros diversos parámetros.

La carnitina es una sustancia que ayuda al cuerpo a convertir la grasa en energía. Una de sus funciones principales fisiológicas es conducir ácidos grasos libres, a través de los compartimentos celulares como ésteres de acil-carnitina. La transferencia de grupos acilo en esta forma de peroxisomas a la mitocondria, seguido de su oxidación en el ciclo de Krebs, es esencial para la producción y el almacenamiento de energía de la célula y para la síntesis y reparación de las membranas.

Los datos recientes han indicado que la L-carnitina juega un papel decisivo en la prevención del daño celular y favorece la recuperación del estrés del ejercicio.

La captación de L-carnitina por las células de la sangre puede inducir al menos tres mecanismos: 1) la estimulación de la hematopoyesis (formación de los glóbulos rojos de la sangre), 2) una inhibición dependiente de la dosis de la agregación plaquetaria inducida por colágeno y 3) la prevención de la muerte celular programada en las células inmunes.

Los datos de estudios preliminares han indicado que el suplemento de L-carnitina puede atenuar los efectos nocivos de entrenamiento hipóxico y acelerar la recuperación de la tensión de ejercicio.

L-carnitina2

Patologías relacionadas

Trastornos de metabolismo de grasas

Trastornos de metabolismo de energía celular

Arritmias ventriculares

Isquemias de miocardio

Referencias externas