Descripción y propiedades

La Coenzima Q pertenece a una serie homóloga de compuestos que comparten una estructura de anillo de benzoquinona común, pero difieren en la longitud de la cadena lateral isoprenoide. La Coenzima Q10 se encuentra en todas las células de los seres vivos y esta estructura es la que prevalece en los humanos, en la mayoría de los mamíferos, microorganismos y plantas. Se encuentra en las membranas del retículo endoplasmático, aparato de Golgi, lisosomas, peroxisomas, vesículas y notablemente en el interior de las membranas de las mitocondrias. La Coenzima Q9 es la estructura que se encuentra principalmente en ratas y ratones, mientras que a las formas Q6, Q7, y Q8 se les pueden encontrar en las levaduras y bacterias.

 

Propiedades:

 

Antioxidante

Regulador de la tensión

Fundamental para la función correcta de mitocondrias

Fundamental para la bioenergética celular

 

La Coenzima Q10 actúa de diferentes formas aunque su la función bioquímica más importante es cofactor en la cadena de transporte de electrones. Está presente en cantidad significativa en su estado reducido en las membranas celulares. Algunas encimas son capaces es de reducir a la Coenzima Q10 oxidada a su forma reducida. Esto apoya la hipótesis de que la Coenzima Q10, en estado reducido, es un potente antioxidante celular. Se ha encontrado que reducida inhibe la peroxidación de los lípidos cuando las membranas celulares y las lipoproteínas de baja densidad (LDL) son expuestas a condiciones oxidativas en estudios in vitro.

La Coenzima Q10 está involucrada en la síntesis de ATP (adenosín trifosfato). El tejido fino del corazón tiene una gran demanda de energía, y es por esto, que la mayor concentración de Coenzima Q10 se localiza en el miocardio. También tiene un papel fundamental en la bioenergética celular y es un antioxidante importante.

La Coenzima Q10 se usa como agente terapéutico en varias enfermedades neurológicas, neuromusculares, cardiovasculares y degenerativas. Se basa en su papel fundamental en la función mitocondrial y la bioenergética celular.

Se ha concluido que la Coenzima Q10 tiene un potencial en pacientes hipertensos para disminuir la tensión arterial sistólica hasta 17 mmHg y la presión arterial diastólica en hasta 10 mm Hg sin efectos secundarios significativos. Siendo una sustancia lipofílica su absorción sigue el mismo procedimiento que el de los lípidos en el tracto gastrointestinal. Después de la absorción es recogido rápidamente por el hígado, donde se reenvasa principalmente en partículas VLDL/LDL y vuelve a la circulación, de forma análoga y a la manipulación de α-tocoferol.

Hay datos que apoyan el valor terapéutico de Conzima Q10 como un adjunto a la terapia médica estándar en las enfermedades cardiovasculares. Su importancia como una modalidad de tratamiento en enfermedades mitocondriales está muy reconocida y comprobada. Los resultados preliminares sobre el uso de Coenzima Q10 en enfermedades de Parkinson y de Huntington son realmente prometedores. Hay evidencia de mejoría, con su ingesta en la esclerosis lateral amiotrófica. También hay datos que indican un efecto beneficioso en la diabetes y el cáncer. Los estudios de los niveles de Coenzima Q10 en plaquetas con enfermedad de Parkinson muestran niveles reducidos que se correlacionan con la disminución de la actividad del complejo I mitocondrial.

Además la Coenzima Q es un cofactor esencial en la cadena de transporte de electrones en el que acepta electrones del complejo I y II. También sirve como un antioxidante importante en ambos mitocondrias y membranas lipídicas.

Coenzima Q102

Patologías relacionadas

Estrés oxidativo

Trastornos de cardiovascular

Trastornos de sistema nervioso

Referencias externas