Hace medio año, la Organización Mundial de la Salud publicó una nota sobre la resistencia a los antibióticos antimicrobianos.

Las bacterias farmacorresistentes causan infecciones que aumentan el riesgo para el paciente de tener peores resultados clínicos. Por lo tanto, incrementan la necesidad de recursos sanitarios, que los infectados por cepas no resistentes de las mismas bacterias.

Por ejemplo, Escherichia coli muestra una resistencia en la mitad de los casos. También Staphylococcus aureus (causa frecuente de infecciones graves en los centros sanitarios y en la comunidad) demuestra una resistencia a los fármacos de primera línea para el tratamiento de las infecciones generalizadas. Se calcula que los pacientes con infecciones resistentes a la meticilina tienen una probabilidad de morir un 64% mayor que los pacientes con infecciones no resistentes.

La cifra estimada de casos de tuberculosis ultrarresistente (resistente al menos a cuatro de los principales fármacos antituberculosos)  es de 9,7%. Este tipo de la resistencia se ha detectado en 105 países.

Bacterias2