En los años 60´ y 80´, Linus Pauling (ganador del premio Nobel)  junto con el cirujano Ewan Cameron, plantearon una hipótesis de los beneficios clínicos de la Vitamina C para el tratamiento de personas con cáncer. 

Los estudios de Vitamina C y cáncer en modelos animales y cultivos celulares sugirieron que un suministro de alta concentración de la Vitamina C podría prevenir y tratar el cáncer.

Algunas investigaciones mostraron, que en casos de los pacientes con el tratamiento combinado, la progresión de la enfermedad y los efectos secundarios de la quimioterapia disminuyeron. El mecanismo en casos de cáncer de pulmón y cerebro podría ser potencialmente explicado por la relación con el metabolismo de las células cancerosas. Como consecuencia de su metabolismo defectuoso, que se produce dentro de las mitocondrias de las células cancerosas, estas células producen niveles anormalmente altos de “moléculas redox” de hierro activo. Estas moléculas reaccionan con la Vitamina C y forman peróxido de hidrógeno y los radicales libres correspondientes.

Los científicos creen que estos radicales dirigen la muerte de las células cancerosas dañando a su ADN. También se cree que los radicales libres debilitan las células cancerosas y las hacen más vulnerables a la radio ya la quimioterapia.

Vit C y cancer 2