Comer patatas fritas más de dos veces por semana puede duplicar el riesgo de muerte, según ha descubierto un nuevo estudio. Ya sea con un pescado, con una hamburguesa,con salsa de curry..., las patatas fritas en todas sus variedades son muy populares.

Por ejemplo, la gente en el Reino Unido consume tres veces más patatas fritas en 2014 que en 1974 - según una Encuesta Nacional de Alimentos del Gobierno.

Un estudio, publicado en American Journal of Clinical Nutrition, encontró que durante un período de ocho años, las personas que regularmente comían patatas fritas tenían el doble de probabilidades de morir. Los investigadores analizaron el consumo de las patatas y la salud de 4.440 personas de entre 45 y 79 años. Al comer cantidades altas de patatas en general - independientemente del método de cocinarlas - no aumentó el riesgo de muerte dentro de ese período. Los que consumían patatas fritas dos o tres veces por semana tenían el doble de probabilidades de morir en comparación con los que las no comían. Todos los tipos de patatas fritas estaban vinculados a un incremento de la mortalidad.

Los científicos dijeron que la edad o el sexo de los participantes no influyeron en el resultado, pero destacó que otros factores como la obesidad, la falta de ejercicio y el alto consumo de sal también podían haber contribuido.

"El consumo de patatas fritas puede ser un indicador de un patrón dietético menos saludable (occidental) que está asociado con un aumento de la mortalidad", dijo Susanna Larsson, profesora asociada del Instituto Karolinska en Suecia.

Patatas fritas2