Insolación vehicular e hipertermia son  efectos devastadores para un niño que se deja en un coche con altas temperaturas. La tragedia puede ocurrir casi en cualquier lugar, y mientras que los meses más calurosos son siempre los más arriesgados, las circunstancias que rodean la insolación vehicular infantil son variadas.

Según la organización de seguridad “Kids and Cars”, por ejemplo en Estados Unidos, un promedio de 37 niños, mueren cada año en vehículos por hipertermia.

La organización Noheatstroke.org, estudia los datos sobre estos incidentes desde 1998 en Estados Unidos. Desde esa fecha, el número más alto se dió en 2010, con 49 muertes; en 2015 bajo a 24. Somos conscientes de que lo ideal serían 0.

Coche2