Un estudio simulado encontró, que los drones llevando un desfibrilador de uso no-profesional, pueden llegar un promedio de 16 minutos más rápido que los servicios de emergencia, ahorrando así un tiempo vital.

"El paro cardiorrespiratorio es uno de los principales asesinos en el mundo occidental. Cada minuto es crucial; yo diría que cada segundo es crucial. Cada minuto que pasa del colapso a la reanimación cardiopulmonar o a la desfibrilación, las posibilidades de supervivencia disminuyen un 10%" comentó Jacob Hollenberg, director del centro de reanimación del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia).

Los resultados, publicados en el Journal of the American Medical Association (JAMA),  reportaron que el tiempo medio desde la llamada hasta el envío de los servicios de emergencia era de 3 minutos exactos, mientras que el dron tardaba 3 segundos. El tiempo medio desde la llamada, hasta la llegada del dron fue de 5 minutos y 21segundos, en comparación con los 22 minutos exactos para los servicios de emergencia.

El dron llegó más rápido que los servicios de emergencia en todos los casos; la reducción mediana en el tiempo fue de 16 minutos, 39 segundos sobre una distancia de vuelo mediana de aproximadamente 3 kilómetros.

Jacob Hollenberg espera que los desfibriladores que operan con drones puedan comenzar a funcionar en Suecia en uno o dos años. Aunque aún queda trabajo por hacer.

Ambulancia