Un nuevo estudio con 420 participantes concluye que el ruido de los aviones, especialmente durante la noche, puede estar relacionado con un mayor riesgo de presión arterial alta y una alteración del ritmo cardiaco normal en personas que viven cerca de grandes aeropuertos. Los resultados confirmaron que casi un 45% de los participantes fueron expuestos a más de 55 decibelios (dB) de ruido diurno de aviones y un poco más de un 27% a ruido nocturno de más que 45 dB.

Entre los años 2004, 2006 y 2013, 71 participantes fueron diagnosticados con presión arterial alta, 44 con arítmia cardíaca y otros 18 tuvieron ataques cardíacos.

La exposición al ruido de los aviones, especialmente por la noche, se asoció con casos de presión arterial alta. Cada 10 dB adicional de ruido nocturno de avión se relacionó con un riesgo casi 70% mayor de presión arterial alta. Si el estudio tuviese en cuenta solamente casos nuevos, cada 10 dB duplicaría el riesgo de presión arterial alta, reportó el equipo de Katsouyanni.

El ruido nocturno de los aviones también se asoció con el doble de riesgo de un diagnóstico de aritmia cardíaca.

Aeropuerto