Se estima que 2,3 millones de personas en el mundo se ven afectadas por la esclerosis múltiple.  Es una enfermedad caracterizada por un "fallo" del sistema inmune. Desafortunadamente, actualmente no hay cura. Los tratamientos son en gran parte sintomáticos, dirigidos a facilitar el manejo de la condición.

Investigaciones anteriores han señalado que las personas diagnosticadas con esclerosis múltiple tienen un perfil microbiano específico del intestino, lo que demuestra que algunas bacterias son más abundantes en el intestino de las personas con esclerosis múltiple, mientras que los niveles de otras bacterias son inusualmente bajos. Aunque este vínculo se ha observado antes, los investigadores ahora se centran en el papel específico desempeñado por algunos microbios en la promoción de esta condición.

Un estudio reciente de la Universidad de California, San Francisco (Dr. Sergio Baranzini) se dirige a la relación entre el perfil microbiano del intestino y el desarrollo de la esclerosis múltiple. Investiga cuál es la importancia de algunos de los microbios del intestino para el sistema inmunológico. El estudio fue interesado ​​en ir más allá de la simple identificación de una asociación.

"Una gran cantidad de los estudios de microbiome dice, 'Estas bacterias se incrementan en pacientes con una enfermedad, y esas bacterias se reducen." Y luego se detienen, nosotros queríamos saber más: ¿debemos preocuparnos por los que se incrementan porque son dañinos o los que se reducen porque tal vez son útiles? " Comenta Dr. Egle Cekanaviciute

Esclerosis multiple 2