Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) estudiaron muestras de orina de 104 adolescentes con promedio de edad de 16.4 años. 77 sujetos usaron solo cigarrillos electrónicos y 17 usaron tanto cigarrillos electrónicos como cigarrillos de tabaco tradicionales otros 20 adolescentes eran no fumadores (=grupo control). 

El autor principal de estudio, profesor Mark L. Rubinstein, dijo en un comunicado de prensa: "Los adolescentes deben ser advertidos de que el vapor producido por los cigarrillos electrónicos no es vapor de agua inofensivo, sino que contiene algunos de los mismos productos químicos encontrados en el humo de los cigarrillos tradicionales. Los adolescentes deberían estar inhalando aire, no productos con toxinas" agregó.

Los adolescentes que usaron los cigarrillos electrónicos tenían niveles de sustancias químicas tóxicas en la orina tres veces mayor que los adolescentes no fumadores. Los grupos que usaron tanto cigarrillos electrónicos como cigarrillos de tabaco tradicional tenían niveles tres veces más altos de sustancias tóxicas que en el grupo de cigarrillos electrónicos. Algunos de los compuestos de e-cigarrillos son acrilonitrilo, acroleína, óxido de propileno, acrilamida y crotonaldehído. Los investigadores descubrieron que algunos de los productos químicos también se encontraron en adolescentes que usaban cigarrillos electrónicos aromatizados sin nicotina.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades advierten que hay suficiente evidencia de que “el vapeo” puede ser dañino para los adolescentes.

Cigarrillos electronicos2