La fibromialgia es una afección a largo plazo que causa dolor en todo el cuerpo y también puede aumentar la sensibilidad al dolor,  fatiga,  rigidez muscular,  problemas de memoria y  dificultades para dormir.

Para ayudar a las personas que han sigo diagnosticadas, se recomiendan ejercicios aeróbicos como caminar, andar en bicicleta y nadar, junto con ejercicios de resistencia y fortalecimiento, como levantar pesas.

Según un estudio con 226 estadounidenses, el Tai Chi es tan bueno, o incluso mejor,  que el ejercicio aeróbico para las personas con fibromialgia. Sus movimientos de bajo impacto lo hacen accesible a personas de cualquier edad o condición física. El ejercicio aeróbico es actualmente un tratamiento estándar para la condición, pero a algunos pacientes les resulta difícil. Se demostró, que los que practicaron el arte marcial mejoraron significativamente más que los que hacen ejercicio aeróbico durante un período de 24 semanas.

Los hallazgos del estudio (de British Medical Journal) sugieren que "puede ser hora de reconsiderar qué tipo de ejercicio es más efectivo para los pacientes".

"El tratamiento mente-cuerpo de Tai chi produce una mejoría similar o mayor en los síntomas que el ejercicio aeróbico, el tratamiento no farmacológico más comúnmente prescrito", dijeron los autores.

"Este enfoque mente-cuerpo puede considerarse una opción terapéutica en el manejo multidisciplinario de la fibromialgia".

Los adultos que participaron en el estudio no habían participado en Tai chi u otros tipos similares de medicina complementaria y alternativa en los últimos seis meses. Su edad promedia era de 52 años y habían sufrido dolor corporal durante un promedio de nueve años.

Cada uno de ellos fue asignado aleatoriamente al ejercicio aeróbico supervisado con  sesiones de Tai chi supervisadas.

Los participantes tuvieron que completar un cuestionario, anotando síntomas como la intensidad del dolor,  función física,  fatiga,  depresión,  ansiedad y el bienestar general al principio del estudio. Los cambios de los síntomas se evaluaron a las 12, 24 y 52 semanas y los participantes continuaron tomando sus medicamentos habituales y realizando sus visitas médicas habituales.

Los cambios positivos se notaron en todas las áreas, los pacientes con Tai chi combinado mostraron una mejoría significativa en la etapa de 24 semanas, aunque hubo poca diferencia si lo hicieron una o dos veces por semana. Los efectos del Tai chi fueron constantes en todos los instructores y nadie sufrió ningún efecto adverso grave.

Tai chi2