La autorregulación de un niño pequeño - la capacidad de cambiar el comportamiento en diferentes situaciones sociales - puede predecir si será obeso en su edad infantil. Este vínculo parece ser muy diferente entre niñas y niños. 

La autorregulación es algo que todos los menores deben desarrollar, y un autocontrol más precario en la infancia se asocia con peores resultados de salud, económicos y sociales en la edad adulta. Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Ohio encontró que una mayor autorregulación no necesariamente ayuda a reducir el riesgo de obesidad, especialmente en las niñas. El estudio se ha publicado en la revista JAMA Pediatrics y también la menciona Science Daily.

Las niñas que obtuvieron puntuaciones extremas (bajos o altos) de autorregulación con una edad de 2 años tenían más probabilidades de ser obesas a partir de los 5 años que las niñas con una autorregulación promedia. Los niños con alta autorregulación tenían menos probabilidad para ser obesos que los que obtuvieron una autorregulación baja o promedia.

La diferencia plantea nuevas preguntas sobre el papel del género en el desarrollo de la obesidad infantil, dijo la autora principal Sarah Anderson, profesora asociada en la Facultad de salud pública del estado de Ohio. "Aunque tendemos a suponer que una mayor autorregulación siempre es positiva, puede que no sea así", dijo.

"La gente está tratando de prevenir la obesidad en niños pequeños, y algunos de esos enfoques implican mejorar la autorregulación. Nuestro estudio sugiere que podría tener un impacto no deseado para algunas niñas" añade la profesora Anderson.

"Este estudio nos lleva a pensar cómo los niños pequeños responden potencialmente de manera diferente a los mensajes y a las expectativas en función de si son niñas o niños. Debemos tener cuidado al suponer que los aumentos de la autorregulación son óptimos para todos".

El estudio analizó datos de 6.400 niños estadounidenses nacidos en 2001; para ver si la capacidad de un niño para autorregularse a la edad de 2 años estaba asociada con riesgo de obesidad en la edad infantil, y para buscar cualquier diferencia entre géneros. Los datos provienen del Centro Nacional de Estadísticas de la Educación.

La autorregulación se midió mediante una evaluación en el hogar que constaba de cuatro partes donde se analizaba:  adaptabilidad,  persistencia,  atención y la tolerancia a la frustración del menor. Cada parte se evaluó de uno a cinco puntos.

"Los observadores evaluaron datos como la facilidad con la que deja un objeto cuando un adulto decía que era hora de jugar con otro, lo difícil que era mantener su atención y la facilidad con que se frustraron cuando las cosas no iban bien. ", dijo Anderson.

Cuando analizaron los datos, en los que separaron a los niños en categorías desde "menos autoregulados" hasta "los más autoregulados", los investigadores encontraron que las niñas menos y más autorreguladas tenían más probabilidades de ser obesas en una edad temprana que las niñas en las categorías medias.

Hubo poca diferencia en el riesgo de obesidad en el caso de los niños, excepto los más regulados, que tuvieron menos probabilidad de ser obesos.

Este estudio se suma a otras investigaciones sobre la obesidad que han encontrado diferencias importantes entre los géneros, dijo Anderson.

Predicción de la obesidad de niños II