Un nuevo estudio dirigido por los científicos del Instituto Salk y destacado en ScienceDaily sugiere que las dietas con alto contenido en grasa estimulan el crecimiento del cáncer colorrectal. Este tipo de las comidas alteran el equilibrio de los ácidos biliares en el intestino y desencadenan una señal hormonal que permite que las células potencialmente cancerosas prosperen. Los hallazgos, que aparecieron en Cell, podrían explicar por qué el cáncer colorrectal, que puede tardar décadas en desarrollarse, se observa en personas más jóvenes que crecen con las dietas ricas en grasas como algo normal.

"Este estudio proporciona una nueva forma de reducir la inflamación, restaurar la salud intestinal y disminuir drásticamente la progresión del tumor", dice el profesor Ronald Evans, titular de la Cátedra Salk March of Dimes en Molecular and Biología del desarrollo.

El intestino y el colon  necesitan regenerar constantemente su revestimiento para deshacer el daño causado por los ácidos digestivos. Para hacer esto, el intestino alberga una población de células madre que pueden reponer las células del revestimiento cuando sea necesario.

Los científicos han descubierto que los cánceres colorrectales a menudo se originan a partir de mutaciones en estas células madre. La mutación relacionada con el cáncer colorrectal más común se encuentra en un gen llamado APC, que normalmente actúa como un gen "supresor de tumores" porque controla la frecuencia con la que se dividen las células.

Evans y sus colegas descubrieron que los ácidos biliares envían señales hormonales a las células madre intestinales a través de una proteína llamada “Farnesoid Receptor X” (FXR).

Los tipos de ácidos biliares que interactúan con FXR aumentaron al mismo tiempo que el inicio del cáncer, y la presencia de ácidos biliares adicionales aceleró la progresión del cáncer (experimento llevado en modelos animales – ratones).

"Vimos un aumento muy dramático en el crecimiento del cáncer relacionado con el ácido biliar", dice Michael Downes, coautor del estudio. "Nuestros experimentos demostraron que mantener un equilibrio de los ácidos biliares es clave para reducir el crecimiento del cáncer".

Los investigadores demostraron que alimentar los modelos animales con una dieta alta en grasas era como "agregarle combustible al fuego"; las dietas ricas en grasas aumentaban los niveles de dos ácidos biliares específicos que reducen la actividad del FXR. Cuando los ácidos biliares inhiben el FXR, un grupo de células madre comienza a crecer rápidamente y acumula daños en el ADN. En este proceso también está involucrado el gen APC.

"Sabíamos que las dietas ricas en grasas y los ácidos biliares eran factores de riesgo para el cáncer, pero no esperábamos encontrar que ambos estuvieran afectando el FXR en las células madre intestinales" dice Annette Atkins.

Los investigadores encontraron un posible mecanismo celular para explicar el aumento de las muertes por cáncer colorrectal en personas más jóvenes. Su teoría es que a medida que las dietas altas en grasas se han vuelto más comunes en los Estados Unidos, más personas con una mutación APC están acelerando el crecimiento del cáncer a través de estas dietas.

Relación entre comida grasa y cáncer de colón2